AROMATERAPIA

 
                        
 
 
 
Vive una auténtica experiencia de calma, Paz y Armonía en Cuerpo y Mente.
 
 
La aromaterapia trabaja a partir de aceites esenciales, derivados de plantas y flores, tienen ña facultad de transformar nuestras emociones, y bien escogidos y aplicados, pueden curar nuestro cuerpo. No sólo tratan nuestro cuerpo físico sino también nuestra disposición mental.
 
Las esencias pueden usarse para relajarse y distenderse luego de un día de tensión en el trabajo o en la casa, también pueden utilizarse para recuperar energías, levantar el estado de ánimo o restablecer el equilibrio interno ya que estas terapias tienen un efecto positivo casi de inmediato sobre las emociones.
 
La aromaterapia es sin duda un extraordinario tratamiento natural holístico.
El uso de la aromaterapia nos beneficia de gran manera, ya que puede prevenir malestares y ciertas tensiones que nos pueden producir gastos en medicina convencional y citas al médico; los cuales muchas veces nos intoxican y hacen farmacodependientes…
 
Beneficios de la aromaterapia
-  Reduce el dolor muscular y promueve la relajación
-  Descontractura y elimina el dolor de cabeza
-  Reduce la presión sanguínea
-  Mejora la salud de la piel
-  Mejora las funciones respiratorias
 Puedes utilizar todos los beneficios de la aromaterapia en tu provecho y sacar lo mejor de la terapia alternativa.
 
La aromaterapia y su aplicación
 
Estos aceites se pueden aplicar, entre otros, mediante los siguientes métodos:
Inhalación El método más básico para la administración de la aromaterapia, ya sea de forma directa o indirectamente, es mediante la inhalación de los aceites esenciales.  Varias gotas de un aceite esencial se pueden aplicar en un pañuelo y suavemente se inhala. Una pequeña cantidad de esencial de aceite también pueden añadirse a un tazón de agua caliente y utilizarse como un tratamiento de vapor. Esta técnica se aconseja para el tratamiento respiratorio y/o condiciones de la piel.
Masaje de aplicación directa. Usualmente, los aceites esenciales, cuando van a ser aplicados directamente sobre la piel mediante masajes, se diluyen en una loción o aceite vegetal como la oliva, el aguacate o germen de trigo antes de ser aplicados a la piel para evitar una reacción alérgica.  En términos generales, se diluye un 2 al 10% del aceite esencial en la loción.  Sin embargo, algunos aceites pueden ser utilizados en concentraciones más altas, y otros deben diluirse aún más para un uso seguro y eficaz
Baños aromáticos. Es el más sencillo de utilizar. Un baño con agua tibia que contengan aceites esenciales tiene un efecto de relajación. Cuando se usa en un baño, el agua debe estar tibia y nunca caliente para frenar la rápida evaporación del aceite.
Cataplasmas frías o calientes. Se emplean para afecciones físicas especialmente para problemas de la piel y para tratar dolores musculares.  Igualmente, se pueden mezclar con cremas y lociones.
Uso interno  Algunos aceites esenciales pueden ser consumidos en forma de tinturas o infusiones para el tratamiento de ciertos síntomas o condiciones.   Sin embargo, es necesario consultar siempre con un profesional calificado antes de usarlo de forma interna. Algunos aceites, como el eucalipto, el ajenjo y salvia, nunca deben tomarse internamente.
 
                                
 
                                                        
Los aceites esenciales
 
Los aceites esenciales son la energía vital de las plantas. Extraídos de ellas y diluidos en las porciones adecuadas, pueden ser muy gratificantes para cuerpo y mente. Pero hay una regla básica de utilización: deben de ser usados en sinergia con tu sentido del aroma en ese momento. Si tu cuerpo no acepta un aroma puede ser debido a una causa física o emocional y no hay que forzarlo, ya que conseguirías el efecto contrario. Cada esencia produce unos beneficios distintos, desde relajación o alivio de alguna molestia física, hasta estimulación y deseo sexual. Conocer unas y otras te ayudará a saber utilizarlas en el momento adecuado:
-  Para estimular: alcanfor, anís, comino, coriandro, enebro, estragón, limón y romero.
-  Para dar calor: alcanfor, amaro, anís, benjuí, cajeput, clavo, comino, coriandro, estragón, jengibre, mejorana, nuez moscada y orégano.
-  Como afrodisíaco: amaro y sándalo.
-  Para relajar: amaro, benjuí, bergamoto, ciprés, enebro, jazmín, lavanda, manzanilla, naranjo, nerolí (pétalo del naranjo), olívano, patchoulí, pimienta negra, rosa, sándalo y ylang-ylang.
-  Como antiséptico: árbol de té, cajeput, canela, clavo, niaoulí, orégano, pino y tomillo.
-  Como sedante: cedro y orégano.
-  Para descongestionar: eucalipto, hisopo y savia.
-  Para la digestión: jengibre, nuez moscada e hinojo.
-  Para tonificar y refrescar: lemongrás, bergamoto, ciprés, enebro, lavanda, limón, manzanilla, melisa, menta piperita, mirra, naranjo amargo, nerolí, pino y romero.
-  Como rejuvenecedor: olívano. Esta son las esencias más utilizadas. Experimenta con ellas y descubre cuáles te hacen sentir mejor. Incluso, si te atreves, puedes fabricar tus propias mezclas, con nuevas propiedades que intensifiquen los beneficios en tu piel y mente.